Monasterio Santa María

Inicio » El Monasterio » La Iglesia

La Iglesia

En 1596 el convento fue saqueado y la iglesia incendiada por los asaltantes anglo-holandeses. La situación obligó a la comunidad a abandonar el monasterio durante un breve período de tiempo y a su regreso comenzó la construcción de un nuevo templo bajo la dirección de Luis Ramírez cuya fábrica estaba muy avanzada en 1605. Era una sencilla construcción con planta rectangular de una nave cubierta con bóveda de cañón, pues la situación económica de la ciudad no permitía grandes empresas.

En 1616 se iniciaron importantes mejoras, dotando al conjunto de una nueva capilla mayor con la que se amplió notablemente la cabecera. El coste d ellas obras corrió a cargo del comerciante genovés Esteban Blanqueto, al que la comunidad cedió en patronato la capilla, y el encargado de las trazas fue el entonces arquitecto mayor de la ciudad Alonso de Vandelvira.

Coincidiendo con estas reformas se trasladó al templo la Cofradía del Nazareno, que construyó su propia capilla en el espacio del compás según diseño del mismo Vandelvira. La cabecera añadida consiste en un espacio cuadrangular cubierto con cúpula semiesférica al que se abren sendas capillas laterales y el presbiterio configurando una especie de crucero.

fachada

La portada de la Iglesia de Santa María es obra de Alonso de Vandelvira y fue construida en 1617. Está compuesta por dos cuerpos, el primero de ellos dividido en tres calles, albergando en su zona central la puerta de entrada. A ambos lados se disponen sendas hornacinas, estando separados todos estos elementos por columnas toscanas. El cuerpo superior alberga tres hornacinas, siendo la central de mayor tamaño que las laterales, estando rematado el conjunto por un frontón triangular.

La torre conventual, obra de Juan Parcero construida en 1760, se compone por un primer cuerpo cuadrado del que sobresalen cuatro balcones cerrados, uno en cada cara. Sobre el mismo se alza un segundo cuerpo octogonal coronado por un chapitel cubierto con azulejos cerámicos de Triana, datados en el s. XVIII.

El interior de la Iglesia de Santa María es fruto, como ya hemos dicho, de varias ampliaciones. En los comienzos del siglo XVII Luis Ramírez levantó una primera Iglesia que se correspondería con la actual nave y el coro monástico.

interior del templo

El 4 de agosto de 1616 se firmó el protocolo notarial por el que la Cofradía de Jesús Nazareno establecía su sede en el Convento. Ese mismo año se ampliaron las naves siguiendo las trazas diseñadas por el maestro Alonso de Vandelvira y dando como resultado la iglesia con planta de cruz latina que hoy podemos ver. Dicha ampliación también tuvo como fruto la construcción de la Capilla de Jesús Nazareno, ocupando el primitivo compás del Monasterio.

El retablo mayor data de 1765 y es una sobresaliente obra efectuada en madera dorada realizada por José Benítez Melón. Las tallas de dicho retablo son obras sevillanas del siglo XVIII procedentes del desaparecido Convento de los Descalzos de nuestra ciudad, a excepción del relieve del ático que sí fue elaborado expresamente para la Iglesia de Santa María.

retablo mayor

De la primera etapa constructiva de la iglesia se conserva, muy alterado, un retablo ubicado en la capilla de los Villavicencio, siendo el resto de las piezas muebles de los siglos XVIII y XIX. Esta capilla se ubica en la nave del Evangelio y en ella se pueden observar el primitivo coro desde el que la comunidad asistía al culto y las puertas de los confesionarios de las monjas.

capilla de los Villavicencio

La iglesia cuenta asimismo con otros retablos y elementos de interés. Como ejemplo de lo anterior destacaremos el púlpito, elaborado en mármol en tonos rojizos, y el aguamanil realizado en el siglo XVIII por Cayetano de Acosta que se encuentra situado en la sacristía del convento.

Horario de visitas:

Viernes de 8’00 a 14’00h. y de 17’00 a 22’00h.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: